FACTORES DE CRECIMIENTO AUTÓLOGOS
Terapia celular personalizada con PRP
(plasma rico en plaquetas)

El plasma rico en plaquetas (PRP) es un tratamiento ideal para revitalizar la piel del rostro, especialmente para las pieles maduras, logrando más luminosidad y proporcionándole al cutis más colágeno y elastina.

El tratamiento consiste en la extracción de sangre del propio paciente, a cargo de un servicio de hematología, la cual se centrifuga hasta obtener una concentración de alrededor de un millón de plaquetas por centímetro cúbico. Las plaquetas contienen factores de crecimiento, que son unas proteínas con un altísimo poder regenerativo.

Una vez aislados los factores de crecimiento plaquetarios, se aplican en forma intradérmica por medio de la clásica técnica de mesoterapia.

Es un tratamiento regenerativo que produce importantes beneficios para la piel envejecida, restaurando la vitalidad cutánea que se ha ido perdiendo con el paso de los años. Por ser un procedimiento absolutamente natural y que utiliza la propia sangre del paciente, carece de efectos secundarios.

Esta técnica no tiene límites de edad para ser utilizada y está indicada principalmente en el tratamiento del fotoenvejecimiento facial y de la pérdida de calidad de la piel. Al estimular la producción de colágeno y elastina, genera una piel más joven, luminosa y de mejor calidad.

El tiempo estimado de una sesión de PRP no suele superar los 60 minutos. Los resultados no son permanentes ya que se trata de un tratamiento temporal, y es por ello que se recomienda repetirlo una vez cada 6 meses.

El tratamiento con plasma rico en plaquetas (PRP) ha sido científicamente validado y cuenta con múltiples indicaciones en diferentes disciplinas médicas.

PRP está particularmente indicado en personas que buscan tratamientos con resultados naturales, sin recurrir a la utilización de sustancias extrañas como la toxina botulínica o el ácido hialurónico de origen sintético.

PRP se viene utilizando desde hace diez años con excelentes resultados.

El concentrado de factores de crecimiento autólogos, inyectado directamente en la dermis, estimula la síntesis de colágeno y la reparación de los componentes dañados de la matriz extracelular, mejorando significativamente la elasticidad de la piel.

Quiero más información